Receta de Rosca de Reyes mexicana, el equivalente al Roscón de Reyes español (que es aún mejor)

Receta de Rosca de Reyes mexicana, el equivalente al Roscón de Reyes español (que es aún mejor)

Publicidad

España no es el único país en que se celebra el Día de Reyes con un bollo propio, nuestro queridísimo Roscón. También Francia tiene su Galette de Rois, Portugal su Bolo Rei y México su Rosca de Reyes. Esta última es la que os enseñamos hoy y os recomendamos que hagáis porque es tremendamente deliciosa. De masa suave, esponjosa y ligeramente aromática y cobertura crujiente, la Rosca de Reyes mexicana es una locura y aún mejor que nuestro Roscón.

La Rosca de Reyes mexicana se adorna con futas escarchadas, dulce de membrillo y, lo más curioso, costrones, tiras de una masa que, al hornearse, recuerdan a las galletas de mantequilla. En el interior de la rosca se colocan varios muñequitos de plástico que representan al niño Jesús. Según la tradición mexicana, quien encuentra el muñequito se compromete a hacer una fiesta y a preparar tamales para todos los presentes el 2 de febrero, Día de la Candelaria, otra festividad mexicana.

Ingredientes

Para 8 personas
  • Agua templada 30 ml
  • Levadura seca de panadería 3.5 g
  • Harina de fuerza 300 g
  • Azúcar 85 g
  • Sal un pellizco
  • Ralladura de naranja (media)
  • Zumo de naranja (media)
  • Huevos M 3
  • Yema de huevo 2
  • Leche 15 ml
  • Mantequilla (en pomada) 130 g
  • Fruta escarchada (para el relleno) 70 g
  • Harina de trigo 90 g
  • Azúcar glasé 35 g
  • Dulce de membrillo (para decorar)
  • Fruta escarchada (para decorar)

Cómo hacer Rosca de Reyes mexicana

Dificultad: Media
  • Tiempo total 1 h 25 m
  • Elaboración 1 h
  • Cocción 25 m
  • Reposo 5 h

En un cuenco mezclamos la levadura con el agua templada y removemos bien hasta diluir. Dejamos reposar durante 10 minutos, en un lugar templado, hasta que empiece a burbujear. Añadimos un par de cucharadas de la harina, amasamos hasta homogeneizar, tapamos con papel film y dejamos levar media hora cerca de una fuente de calor.

Mientras tanto mezclamos los ingredientes secos colocando la harina, el azúcar, la ralladura de media naranja y un pellizco de sal en un recipiente hondo y amplio. Podemos añadir también una cucharadita de anís en grano molido para aromatizar. En otro cuenco hondo mezclamos dos huevos, una yema de huevo, el zumo de naranja y 85 g de mantequilla en pomada. Añadimos estos últimos a la mezcla de ingredientes secos y mezclamos bien.

Cuando la mezcla de la levadura haya reposado lo suficiente, la incorporamos a la masa anterior, junto con la fruta escarchada cortada en pequeños dados. Amasamos durante unos 20 minutos aproximadamente o hasta que la masa, que es bastante pegajosa, se haya vuelto lisa y se pueda despegar de la superficie de trabajo sin problema. Si este no fuera el caso, añadimos más harina, poco a poco, sin pasarnos para que quede hidratada.

Introducimos la masa en un recipiente embadurnado de mantequilla, cubrimos con un trapo limpio y dejamos levar en un sitio cálido hasta que doble su volumen. Esto puede llevar varias horas, dependiendo de la temperatura ambiente. Cuando esté lista desgasificamos amasando ligeramente, damos forma de rosca ovalada y colocamos en una bandeja de horno para dejar levar nuevamente.

Mientras tanto preparamos los costrones, que son las tiras blancas que decoran el bollo. Mezclamos los 45 gramos de mantequilla restantes con el azúcar glasé hasta obtener una crema. Añadimos la yema de huevo y la harina y amasamos. Tomamos porciones de la masa, las estiramos y aplastamos con las manos haciendo tiras de unos 2 cm de ancho por 12 de largo. Cortamos tiras de dulce de membrillo y fruta escarchada.

Pincelamos la rosca con huevo batido y colocamos los costrones sobre la superficie, junto con las tiras de dulce de membrillo y fruta escarchada. Espolvoreamos con azúcar y cocemos en el horno, pre calentado a 190ºC con calor arriba y abajo, durante 10 minutos. Bajamos la temperatura a 180ºC y cocemos 10-15 minutos más o hasta que esté dorado. Retiramos, atemperamos y servimos.

Paso A Paso Rosca De Reyes Mexicana

Con qué acompañar la Rosca de Reyes mexicana

Esta Rosca de Reyes mexicana es una auténtica locura. Recién horneada o después de unas horas, nos la podríamos comer entera de una sentada. Si la acompañamos con una bebida caliente o fría, como un café con leche, una infusión, un vaso de leche o un chocolate a la taza, tenemos un desayuno o merienda muy completo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Inicio