Guía de compra de barbacoas y parrillas: todo lo que debes saber y cuáles son los mejores modelos

Guía de compra de barbacoas y parrillas: todo lo que debes saber y cuáles son los mejores modelos

Publicidad

Empieza la temporada de barbacoas y, con ella, las dudas sobre dónde realizar estas. Como ocurre en la actualidad con la mayor parte de los utensilios, el rango de precio va de prácticamente cero a miles de euros, pero existen diversas opciones intermedias, relativamente asequibles, que merece la pena considerar para nuestro hogar.

Como explica a Directo al Paladar Juan Manuel Benayas, uno de los mayores de expertos en barbacoas de España, a la hora de cocinar a la brasa debemos tener muy en cuenta la seguridad, y por ello es mejor huir de la gama más baja del mercado: la pintura salta, las patas cojean y pueden resultar peligrosas.

Parrilla y barbacoa no son sinónimos

Invertir en una buena barbacoa nos permite disfrutar de la cocina a la brasa en más circunstancias de las que creemos y de forma mucho más cómoda, pero para elegir el modelo que más se adapte a nuestras necesidades primero debemos aprender a distinguir los distintos tipos que existen pues, de hecho, ni siquiera barbacoa y parrilla son sinónimos en este el mundo de las brasas.

Excluimos de esta guía las mal llamadas barbacoas de gas y eléctricas, pues ni siquiera deberíamos considerarlas como tal (si no hay brasas este tipo de cocina no tiene sentido), y exploramos los tres tipos de utensilios principales que debemos tener en cuenta.

La parrilla

Parrilla3 Esto no es una barbacoa, es una (mala) parrilla.

Como explica Benayas en su libro Entre brasas (Planeta gastro), la parrilla es el sistema de cocción en el que el alimento se posa sobre unos barrotes, de diferentes formas y tamaños y, bajo estos, el combustible en forma de leña o carbón calienta a la vez el hierro y el alimento que, poco a poco, se va cocinando.

Las parrillas de barrote redondo son preferibles desde el punto de vista gastronómico

Un aspecto muy importante a tener en cuenta a la hora de escoger una parrilla es el tipo de barrote de ésta, que puede ser redondo, en V o cuadrado.

El barrote redondo es el más generoso con el producto, ya que al caer sobre las ascuas la grasa del producto que estamos cocinando se genera un humo que lo aromatiza. Cierto es que esto puede levantar llama, pero si sabemos manejarla es resultado es superior desde el punto de vista gastronómico.

El barrote en V, por el contrario, es más fácil de manejar, pues recoge la grasa que suelta los alimentos hasta un recogegrasas y es más difícil que se generen llamas, pero a cambio perdemos en aromas. Es un sistema que se usa mucho en hostelería, dado que permite cocinar con más rapidez y sin problemas, pero no tiene mucho sentido para una parrilla doméstica.

Por último, el barrote cuadrado es similar desde el punto de vista gastronómico al redondo. Es muy popular en Estados Unidos, pero en Europa es difícil encontrarlo.

Parrilla

Al margen del tipo de barrote, que se puede escoger en la mayoría de los modelos, existen parrillas fijas, semifijas y portátiles.

Si tenemos un gran jardín debemos valorar la construcción de una parrilla de obra

Si disponemos de un gran jardín quizás nos interese instalar una parrilla de obra, que pueden encontrarse en diversos tamaños a partir de los 100 euros (aunque una buena, para 5 o 6 comensales, no baja de los 300). Se trata de modelos cuya instalación es más compleja, pero resultan una buena opción en casas de campo en el que exista un espacio adecuado para instalarla. Ahora bien, se trata de instrumentos menos versátiles y cuya compra se realiza casi a medida en función del espacio disponible.

Las parrillas semifijas son estructuras prefabricadas pensadas para embutir en un espacio reservado para estas. Suelen contar, además, con un cajón para recoger las cenizas. Es una buena opción si se dispone de un espacio adecuado para instalarlo y no queremos liarnos con una parrilla de obra, mucho más cara.

Imex

Este modelo de Imes El Zorro, disponible en diversas longitudes (50, 61 y 72 cm) se encuentra en Amazon a partir de 83,70 euros. Existe también una versión del mismo con elevador para la parrilla, muy útil para controlar la potencia de la brasa, por un precio de 138,72 euros.

Las parrillas portátiles existen en múltiples modelos y tamaños, y con todo tipo de accesorios, pero en realidad, si buscamos un instrumento portátil, es mucho mejor optar por una barbacoa, por el motivo que explicamos a continuación.

La barbacoa

Barbacoa Tapa

La barbacoa es, sencillamente, una parrilla con tapa, un añadido que a simple vista puede no resultar determinante pero que hace del invento un sistema de cocina mucho más complejo, pues, si se baja, transforma ésta en un horno que cocina los alimentos de forma controlada. También, gracias a la tapa, la barbacoa sirve para ahumar los alimentos, tanto en frío como en caliente, y hace que el instrumento sea mucho más seguro, pues si se tiene que abandonar el fuego por cualquier motivo basta con bajar esta y cerrar el tiro para quedarnos tranquilos.

La barbacoa es, en realidad, un invento relativamente reciente. En 1950, George Stephen, conocido como el Newton de las barbacoas, hizo una fiesta para inaugurar su nueva casa, no supo controlar el fuego de su parrilla de obra y la comida se chamuscó. Fue entonces cuando pensó en crear una parrilla mejorada.

Weber

Stephen trabajaba en Weber Brother Metal Works, una empresa dedicada a la fabricación de boyas para el sistema portuario de Chicago. Imitando estas, diseño una barbacoa de forma redonda, que permitía cerrarse para funcionar como un horno. Le puso patas, perforó orificios en la parte inferior para permitir que circulara el aire y colocó una tapa encima.

Hoy nadie se acuerda de que Weber fue una empresa de boyas, pues es la mayor marca de barbacoas del mundo. Su modelo, imitado hasta la saciedad, sigue siendo el más utilizado en países como Estados Unidos y Alemania y solo tímidamente empieza a llegar a España.

Weber tiene multitud de modelos, según el tamaño y los extras añadidos, pero son todos de calidad y funcionan con el mismo sistema. El modelo pequeño, de 47 cm, se encuentra a partir de 102,88 euros y el de 57 cm se puede adquirir a partir de 158 euros. Hay también muchos modelos de imitación a partir de unos 50 euros, aunque los acabados no suelen ser tan correctos son una buena opción si se realizan barbacoas de forma ocasional (mucha mejor opción, en cualquier caso, que comprar una parrilla inestable en un bazar).

El otro tipo habitual de barbacoa es la conocida como “de barril”, también llamadas en Argentina chulengos. Como su nombre indica, nacieron al cortar un barril longitudinalmente y colocar unas bisagras que unen ambas partes, la base y la tapa.

A diferencia de las barbacoas de bola, de las que no hay tantas imitaciones, las barbacoas de barril se pueden encontrar en cualquier parte por poquísimo dinero, pero si eres un amante de las brasas merece la pena gastarse un pelín más para tener un utensilio de calidad.

Landmann

Un modelo todoterreno es el Landmann 31421, de la marca de barbacoas más popular en Alemania. Se trata de un instrumento sólido, de acero, lo suficientemente grande para cocinar para un grupo de unas 10 personas sin espera, con termómetro, una pequeña mesa para apoyar los instrumentos y portacenizas. Tiene un precio elevado, de 226,24 euros, pero es lo que se dice una barbacoa robusta, “para toda la vida”.

Ultranatura

Algo más barata es la Ultranatura Denver (en la foto de apertura), la opción predilecta en Amazon y una de las barbacoas mejor valoradas del mercado. Su principal característica es que incluye una caldera en uno de los laterales que sirve para contener maderas aromáticas que ahúman los alimentos que se colocan en la barbacoa. La parrilla está dividida, además, en dos alturas y dos compartimentos de combustión, lo que permite asar alimentos a diferentes temperaturas.

Aunque es algo menos robusta que la Landmann, es de buena calidad y también lleva termómetro. Quizás es la mejor opción si se dispone de suficiente espacio, pues al llevar ahumador es más grande y puede resultar un poco mamotreto. Su precio es muy competitivo: 180,99 euros.

Toronto

Por último, en un rango de precio inferior, hay que destacar la barbacoa Tepro Toronto, la más vendida en Amazon. El tamaño es idóneo para grupos de hasta 10 comensales, es estable y también tiene termómetro y portacenizas. No es tan buena barbacoa como las dos anteriores, pero es una ganga: cuesta solo 107 euros.

Kamado japones

Kamado

Por último, no podíamos finalizar esta guía de compra sin hablar de la que podríamos calificar como el Ferrari de las barbacoas. “Kamado” significa “estufa de cocción” en japonés y designa a un tipo de horno de barro o cerámica cerrado, tradicional del país nipón, que casi no reseca el alimento y que consume muy poco combustible: se puede cocinar durante 20 horas con menos de tres kilos de carbón.

El control de la temperatura es tan preciso que es posible cocinar a baja temperatura

En la actualidad los kamados son siempre de cerámica, mucho más resistente, y con ellos se puede hacer de todo. Con calor directo, el fuego y la brasa están abajo y se puede usar a modo de parrilla. En cuanto se cierra, se transforma en una barbacoa. Pero el kamado tiene además un deflector, una pieza de cerámica que se coloca entre la comida y las brasas de carbón. El deflector sirve para reducir el tiro, de manera que los alimentos se cocinan con calor indirecto, por aire caliente, como si fuera un horno. El control de la temperatura es tan preciso que es posible cocinar a baja temperatura, lo que permite hacer asados de larga duración.

Se trata, claro, de un instrumento caro, que hasta ahora se utiliza casi exclusivamente en restaurantes. Los modelos profesionales, como este de Kamado Joe, no bajan de los 1.000 euros, pero hay opciones pensadas para uso doméstico, que se pueden encontrar por un precio mucho menor; ahora bien, son muy pequeñas, y solo merecen la pena si se quieren hacer cocciones a baja temperatura y, sobre todo, realizar ahumados. Si se va a usar solo como barbacoa no tiene sentido hacer el desembolso. Hay modelos con parrillas de 33 centímetros a partir de 227,66 euros.

Imágenes | Pixabay/Amazon
En Directo al Paladar | Los 9 trucos imprescindibles para convertirte en el maestro de las barbacoas
En Directo al Paladar | Once utensilios para ser el rey de las barbacoas

Temas
Publicidad

Te puede interesar

Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio