Casarecce con ragú de longaniza ibérica: receta para amantes de la pasta cansados de los espaguetis boloñesa

Casarecce con ragú de longaniza ibérica: receta para amantes de la pasta cansados de los espaguetis boloñesa

Publicidad

Por cosas de la vida tenía unas buenas longanizas ibéricas en la nevera esperando que me decidiera a cocinarlas, pero la plancha me parecía algo un poco aburrido. No es que el carnívoro oficial de casa se fuera a quejar, pero de pronto me vino un recuerdo de la infancia que me decidió a cocinar pasta, que también le encanta. Los casarecce con ragú de longaniza ibérica encantarán a cualquier amante de la cocina italiana que quiera salir un poco de la clásica boloñesa.

Mis abuelos suizos cocinaban a menudo una receta de pasta con salsa de carne, hortalizas y tomates de su huerto. Recuerdo el plato con mucho cariño; las salsas tipo ragù o ragout son un clásico de la cocina familiar italiana, de esas que saben a hogar. Los casarecce, con su forma retorcida e intrincada son perfectos para combinar con salsas suculentas, aunque se pueden sustituir por otro formato corto, con rallas o huecos.

Ingredientes

Para 3 personas
  • Cebolla blanca no muy grande 1
  • Zanahoria mediana 1
  • Apio pequeños 2
  • Diente de ajo 1
  • Longaniza ibérica 6
  • Nuez moscada molida generosa
  • Vino tinto de calidad decente 180 ml
  • Tomate concentrado 10 ml
  • Tomates en conserva natural (tamaño pera, si son muy grandes usar menos) 5
  • Casarecce (pasta corta) 250 g
  • Queso Parmesano
  • Orégano fresco (opcional)
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • Aceite de oliva virgen extra

Cómo hacer casarecce con ragú de longaniza ibérica

Dificultad: Fácil
  • Tiempo total 55 m
  • Elaboración 10 m
  • Cocción 45 m

El ragú se puede preparar con antelación para terminarlo en el momento de cocer la pasta, y también es fácil doblar cantidades para congelar la mitad y así tener una buena salsa de reserva para otro día.

Pelar los vegetales y picarlos muy finos, reservando el ajo aparte. Sacar la carne de las longanizas de la piel y picarla groseramente. Si no tenemos tomates en conserva de calidad podemos pelar tomates naturales, si están en temporada, y rallarlos o picarlos.

Calentar un fondo de aceite de oliva virgen extra en una cazuela y añadir las hortalizas con un poco de sal. Pochar a fuego suave hasta que se transparenten y estén muy tiernas. Añadir el diente de ajo picado y remover uno o dos minutos.

Incorporar la longaniza, aplastar y remover bien, salpimentar ligeramente y añadir una dosis generosa de nuez moscada -sin pasarnos tampoco demasiado-. Cuando la carne empiece a coger color, agregar el vino y dejar que cueza unos tres minutos a fuego suave.

Añadir el tomate concentrado y el tomate en conserva, aplastándolo para que se integre con la salsa. Bajar el fuego y dejar cocinar lentamente mientras cocemos la pasta, siguiendo las instrucciones del paquete. Es importante dejarla al dente -casi mejor sacarla un minuto antes de lo indicado- y reservar parte del agua de cocción.

Enriquecer la salsa con un par de cucharones del agua, añadir la pasta y remover bien, procurando que se impregne por completo. Agregar más agua de la cocción, poco a poco, si fuera necesario. Servir con abundante queso parmesano recién rallado, y un poco de orégano, si se desea.

Casarecce con Ragú. Pasos

Con qué acompañar los casarecce con ragú

Con estas cantidades de casarecce con ragú de longaniza ibérica comen tres personas sobradamente, pudiendo servir cuatro raciones de apetito estándar en un menú un poco más completo, o para la cena. Este tipo de platos me gusta servirlos con una ensalada sencilla al lado, y algo de buen pan, pues la salsa merece ser rebañada hasta la última gota.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio