Gildas calientes. Receta de aperitivo

Gildas calientes. Receta de aperitivo

Publicidad

Aprovechando un viaje relámpago a San Sebastián, tuve la suerte de poder disfrutar de una comida a base de pintxos en la zona del casco Viejo. A modo de homenaje a la preciosa ciudad, he preparado una versión en caliente de la clásica Gilda que resultó excelente para el aperitivo y que espero que os guste tanto como nos ha gustado a nosotros en casa.

La Gilda, --que tanto defiende Juan Mari Arzak que dice que es el mejor pincho que se ha hecho nunca--, suele estar elaborada con cuatro o cinco guindillas en vinagre, una anchoa y una aceituna pinchadas con un palillo. En esta versión caliente, he sustituido la anchoa por un lomo de boquerón que al fin y al cabo es el mismo pescado.

Ingredientes para 4 personas

  • 20 guindillas frescas o piparras, 4 boquerones, 4 aceitunas, aceite de oliva, harina, sal

Cómo hacer pintxos de gildas calientes

Comenzamos salando los boquerones, pasandolos por harina y friéndolos en aceite de oliva virgen extra muy caliente para que se doren enseguida y queden bien jugosos por dentro. Una vez fríos, partimos longitudinalmente los lomos del boquerón por la mitad en caso de ser demasiado anchos para que puedan sustituir a las anchoas.

Para sustituir las guindillas en vinagre, vamos a usar guindillas frescas o piparras. Desde que las probé la primera vez hace unos años, son compra obligada cada vez que voy por el País Vasco. Para hacer las gildas calientes, usaremos cuatro o cinco piparras para cada pintxo.

Freímos las guindillas en aceite de oliva virgen extra que esté a temperatura media, para que no se doren demasiado y conserven su bonito color verde intenso. Una vez fritas, las vamos retirando sobre papel absorbente y las espolvoreamos con sal.

Montamos los pintxos en brochetas ensartando las piparras, colocando después el lomo de boquerón y rematando con la clásica aceituna sin hueso, ésta a temperatura ambiente. Colocamos los pintxos sobre un plato de servicio o una pizarra y los servimos con una cerveza bien fría.

gildas calientes pasos

Tiempo de elaboración | 15 minutos Dificultad | Fácil

Degustación

Como todo aperitivo, estas Gildas calientes son estupendas para abrir boca, y las podemos acompañar con una cerveza fría, una copita de vino blanco o un vermú. Este aperitivo nada tiene que ver con los maravillosos pintxos que disfrutaréis en Donosti, pero os puede alegrar un día que estéis en casa.

En Directo al Paladar | Boquerones en adobo de mirin y vinagre de arroz. Receta En Directo al Paladar | Aperitivo de tataki de salmón al pesto

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio