Panna cotta de queso de cabra con gelée de vino tinto y streussel. Receta para lucirse sin esfuerzo

Panna cotta de queso de cabra con gelée de vino tinto y streussel. Receta para lucirse sin esfuerzo

Publicidad

Hace poco hicimos un repaso de panna cotta publicadas en Directo al Paladar, un postre fácil y rápido que nos gusta muchísimo. Debió de ser el proceso de búsqueda y edición del mismo el que me inspiró a preparar esta panna cotta de queso de cabra con gelée de vino tinto y streussel. Una idea más que sumar a la lista.

Hay ocasiones en las que se agradece tener a mano recetas fáciles con las que podemos lucirnos sin esfuerzo y que nos permiten centrarnos en otras tareas más labriosas. Esta panna cotta de queso de cabra con gelée de vino tinto y streussel es una de ellas y, creedme, casi se tarda más en escribir el nombre que en hacerla.

Ingredientes para seis raciones

  • 3 cucharadas de gelée de vino tinto, 3 cucharaditas de agua, 1 sobre de 3 g de gelatina neutra en polvo, 30 ml de leche, 400 ml de nata líquida, 80 g de azúcar, 100 g de queso de cabra (rulo sin corteza), 100 g de harina de trigo, 40 g de azúcar, 50 g de mantequilla y frutos rojos para decorar (opcional).

Cómo hacer panna cotta de queso de cabra con gelée de vino tinto

Colocamos la gelée de vino tinto en un cuenco apto para microondas y le agregamos las cucharaditas de agua. Calentamos en el microondas, a potencia baja, durante dos minutos. Retiramos, removemos y comprobamos la consistencia. Si la gelée no se ha fundido del todo, volvemos a calentar la mezcla en el micro hasta conseguirlo. Lo hacemos a potencia suave y de poco en poco para que hierva.

Una vez conseguida una consistencia homogénea, repartimos la gelée de vino tinto en seis vasitos para cubrir la base. Introducimos en la nevera para que enfríe del todo. A continuación, aplastamos el queso de cabra (que habrá de estar a temperatura ambiente) con un tenedor para facilitar su disolución en la nata y lo reservamos.

En un cuenco pequeño mezclamos la leche con la gelatina en polvo, removemos y dejamos reposar cinco minutos. Mientras tanto, calentamos la nata líquida con el azúcar en un cacito a fuego suave. Antes de que llegue a hervir, apagamos el fuego y agregamos el queso de cabra. Removemos con unas varillas hasta obtener una mezcla homogénea.

Vertemos un poco de la mezcla sobre la gelatina y removemos bien para integrar. Incorporamos el resultado al cacito con la nata cocida, removemos de nuevo con unas varillas y rellenamos los vasitos con el gelée de vino tinto ya frío. Dejamos atemperar antes de introducir en la nevera un par de horas, donde la panna cotta se enfriará y cogerá cuerpo.

Mientras la panna cotta se enfría, preparamos el topping o streussel. Mezclamos la harina y el azúcar en un cuenco amplio. Añadimos la mantequilla en dados, bien fría, y mezclamos con las yemas de los dedos. Extendemos la mezcla sobre una bandeja de horno cubierta con papel sulfurizado y cocemos a 180 ºC durante 10 minutos.

En el momento de servir la panna cotta, espolvoreamos un poco del streussel sobre cada vasito y decoramos (opcional) con frutos del bosque, hojas de menta, etc.

Paso A Paso Panna Cotta De Queso De Cabra Con Gelee De Vino Tinto Y Streussel

Tiempo de elaboración | 20 minutos
Dificultad | Muy fácil

Degustación

Esta panna cotta de queso de cabra con gelée de vino tinto y streussel es una manera perfecta de terminar cualquier comida o cena de celebración. Es muy suave en boca, tiene un punto bajo de dulzor delicioso y está llena de contrastes de texturas. Es un postre redondo muy agradecido.

En Directo al Paladar | 19 recetas de panna cotta, el postre más fácil y rápido
En Directo al Paladar | Vasitos fáciles de crema de café con chantilly. Receta para una sobremesa elegante y glamurosa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio