Comer es un placer

Comer es un placer

Publicidad

Tenemos un instrumento ideal para alimentarnos, nuestra boca está perfectamente diseñada para esta función, con ella podemos saborear, chupar, exprimir, masticar, triturar, ensalivar y tragar, pero lo mejor, es que todas estas acciones producen una respuesta cerebral de sensaciones muy agradables y placenteras.

El hecho de saber masticar, morder, sorber… nos enseña a adaptarnos al medio que nos rodea y saber sobrevivir incorporando a nuestro organismo los nutrientes que nos brindan salud física y psíquica. El movimiento de la mandíbula unido a los movimientos musculares de la lengua, estimulan y exprimen las glándulas salivales que nos ayudan a percibir las sensaciones gustativas, es muy satisfactorio exprimir todos y cada uno de los sabores de los alimentos para poder disfrutar de ellos.

Pero en muchas ocasiones olvidamos que tenemos una herramienta precisa para nutrir nuestro cuerpo y nuestra mente, comemos y engullimos sin recordar que comer es un placer, perdiéndonos este agradable ritual y con él parte de la vida.

En Directo al Paladar | Los sentidos en la mesa

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio