El precio del salmón alcanza máximos históricos y la culpa la tiene un diminuto parásito

El precio del salmón alcanza máximos históricos y la culpa la tiene un diminuto parásito

Publicidad

Que preparen sus carteras los amantes de este pescado porque el precio del salmón ha alcanzado máximos históricos, una situación que no parece que vaya a cambiar rápido ni pronto. Según el informe más reciente del Nasdaq Salmon Index, indicador europeo utilizado para el análisis del mercado del salmón, la subida de precios se debe a un parásito marino del tamaño de una aspirina conocido como piojo del mar o piojo del salmón.

En Europa, concretamente en Escocia y Noruega, brotes agudos del piojo de mar han tenido consecuencias devastadoras en la producción de salmón de piscifactoría. En 2016 el volumen de exportación de salmón noruego, país que encabeza la producción a nivel mundial, se ha visto reducida en un 5% con respecto al año anterior, pero la caída a nivel global ha sido incluso más dura, de un 9%.

El precio del salmón alcanza máximos históricos en 2016

Las consecuencias de la reducción de suministro de salmón se reflejan en su precio, que alcanzó dos picos históricos en 2016, según el Nasdaq Salmon Index. El primero a finales de junio y el segundo en el mes de diciembre: 9 euros por kilo. Un aumento del 90% con respecto a los picos más altos alcanzados hasta la fecha en 2013 y 2015.

El piojo de mar y su devastador efecto en el salmón

La industria productora del salmón busca formas de atajar la situación y vencer al piojo del mar sin herir al salmón, ni a sus consumidores. Las infestaciones de piojos de mar están devastando granjas de salmón con una frecuencia e intensidad cada vez mayores. Se está haciendo cada vez más difícil eliminar los parásitos, que se alimentan de la sangre del salmón.

Salmon 435574 1280

Los peces adultos son más resistentes a los piojos del mar, pero sólo se necesitan unos cuantos para desgastar el sistema inmunológico de los jóvenes y dejarlos vulnerables a otras infecciones. Una cantidad tan pequeña como doce piojos de mar puede llegar a matar un salmón joven.

El salmón salvaje es menos propenso a verse afectado por el piojo de mar pues, aunque quede infectado en el océano, este muere en aguas dulces quedando el salmón limpio cuando regresa a los ríos a desovar. Así mismo, el contacto entre adultos y jóvenes es menor, lo que significa que hay menor riesgo de contagio por parte de estos últimos.

Granja de salmón en Loch Ainort (Escocia, U.K.)

Los productores de salmón, sin embargo, no pueden dejar a sus peces libres. Criados en granjas bajo grandes extensiones de red ancladas al fondo marino, los salmones son carne de cañón o, mejor dicho, de piojos de mar. Al estar estas granjas situadas cerca del hábitat natural, los salmones salvajes también se ven infectados.

La lucha de los productores contra el piojo de mar

Existen formas de combatir al piojo de mar, que los productores de salmón llevan utilizando desde hace casi medio siglo. La más común es el benzoato de emamectina, un plaguicida con el que se alimenta al salmón y que envenena cualquier piojo del mar que mordisquee su tejido a la que los piojos de mar han desarrollado cierta resistencia y que provoca que los productores aumenten las dosis en un intento por librarse de ellos.

Hay alternativas a los productos químicos. La manera más natural es la de utilizar lumpsuckers, pequeños peces nativos de Noruega, que comen piojos de mar y limpian a los salmones. Pero hay países en los que las autoridades competentes los consideran insuficientes y empujan a la industria a adoptar métodos más arriesgados que pueden acabar matando a los peces que se supone que deben proteger.

La técnica del termolicer, consistente en sumergir al salmón en un baño caliente para matar al piojo de mar, puede provocar la muerte del salmón si no se realiza correctamente. El uso de rayos láser, la cría en granjas de gran escala o las embarcaciones hidrolicer son otros tantos. Pero la nueva tecnología es costosa y la financiación de los gobiernos locales insuficiente, por lo que el problema tiene, de momento, difícil solución.

Cómo se presenta 2017 para la industria del salmón y los consumidores

A esto hay que sumar que las condiciones climáticas actuales parecen favorecer al piojo de mar, cuyo ciclo de vida se acelera en temperaturas más cálidas. Dado que la propagación de piojos de mar muestra pocos signos de disminución, es probable que los consumidores se enfrenten a precios más pronunciados en 2017 por lo que, los amantes del salmón no tendrán otra alternativa que aflojar el bolsillo.

Fuente | CQ
Imágenes | Pixabay y Richard Dorrell en Wikimedia Commons En Directo al Paladar | La ola de frío duplica precio de algunas verduras. ¿Hasta cuándo?
En Directo al Paladar | Salmón

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Inicio

Ver más artículos

Inicio